Localización

ites localizacion

Iglesia San Pedro y San Pablo

RESTAURACIÓN DEL INTERIOR DE LA IGLESIA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO DE L’ALQUERIA DE LA COMTESSA (VALENCIA)

Con motivo de la, entonces, próxima celebración del centenario del templo, se quiso restaurar, ya que eran patentes los daños de humedades, filtraciones y agresiones que habían deteriorado los estucados, marmoleados y dorados que decoran la totalidad de los muros y bóvedas.

Se protegió y consolidó, para posteriormente limpiar, todo lo que del original fue posible. Se recuperó la volumetría perdida. Posteriormente se reintegró el estuco liso, los plateados corlados y los dorados decorativos. También se recuperaron y reintegraron los marmoleados que decoran los zócalos, cornisas y pilastras de la nave central y capillas.

Antecedentes

Detalle-decoracionRetablo-inicial angelLa actual iglesia parroquial de L’Alqueria de la Comtessa sustituyó hace más de cien años, a una anterior barroca, pero con un estilo y elegancia que no desmerece.

Las filtraciones, humedades y agresiones, habían deteriorado los estucos, marmoleados y decoración a base de escayolas, plata corlada y dorados, con desprendimientos, zonas pulverulentas, suciedad acumulada, y erosiones intencionadas y grafitis. El estado en muchas de las zonas era lamentable y hacía urgente la intervención.

La decoración de la totalidad de la superficie del templo, en su interior, se había realizado con estucos, incluyendo las bóvedas vaídas. El estilo se podría definir como un neobarroco clasicista.

Las filtraciones habían provocado perdidas del intónaco y de mortero, así como grietas y desprendimientos. Las humedades propiciaron la oxidación de la plata corlada y la proliferación de zonas pulverulentas muy extensas y el levantamiento de grandes zonas doradas. El tiempo unido a elementos ambientales del interior del templo, habían cubierto de suciedad la totalidad, con polvo y grasas. Y por ultimo la acción del hombre había estropeado zócalos, cantos y multitud de zonas más.

Metodología

Estructura

Después de realizar los estudios pertinentes se atendió a asegurar la estructura tanto de lienzos de muro, como de cornisas, molduras y otros elementos volumétricos que amenazaban desprenderse. Se eliminó mecánicamente desprendidos y morteros desligados, así como sales.

Se consolidaron y sellaron grietas y paramentos con mortero afín. Para continuar con la reposición de morteros y estucos.

Consolidación

detalle-decoracion-finalRetablo-finalal angelLas zonas pulverulentas se consolidaron mediante la pulverización con resina acrílica en una concentración muy baja. Después se atendió a la consolidación del intónaco y del mortero mediante infiltración con jeringuilla con un compuesto de cal hidráhulica y Acril 33 al 10%.

Limpieza

Terminada la consolidación se procedió a la limpieza, para lo cual se usaron medios mecánicos y químicos. Se efectuó la remoción de elementos extraños, como clavos, instalaciones eléctricas obsoletas e incluso de intervenciones anteriores inadecuadas.

La mayor parte de la superficie que solo tiene el adorno del estuco, se limpió con NH3 muy rebajado, ya que la suciedad era preferentemente orgánica. Se aspiró gran cantidad de polvo acumulado en cornisas, capiteles, etc.

Reintegración

Una vez concluida la limpieza se estucó la superficie faltante, primeramente las zonas donde había desaparecido la capa de preparación y grietas, para igualar los niveles de cara a la reintegración cromática. Se operaron varios tipos de estuco según las distintas necesidades. En el caso de las zonas plateadas o doradas se estucó al modo habitual con cola animal y carbonato cálcico y posteriormente con bol.

La reintegración cromática se realizó con pigmentos reversibles y lo más inalterables posibles, primando la conservación sobre la intervención. Se ayudó empleando como aglutinante una resina acrílica soluble al agua, en una baja concentración.

Para las partes plateadas se usó pan de plata que corló posteriormente. Y las partes doradas oro de ley de 22 quilates.

Protección final

Columnas-acabadasSe protegió cada zona según su necesidad, pero siempre con resinas sintéticas reversibles en proporciones bajas para dar una viveza mayor a la obra, a la vez que permitir la transpiración del muro.

 VOLVER